22/4/13

Enfermedad

Día a día,
noche a noche,
ese malestar te consume,
ese malestar te abraza.

Y sentís,
como te quema en la sangre
como te desgarra la piel
hasta dejarte desnudo.

Podés pelear,
podés tratar de escapar,
pero sin embargo eso siempre va a estar,
latiendo como si fuera tu corazón.

Entonces me dejo ganar,
en la cama desfallecer,
y una vez más,
abrazo a esta enfermedad.

1 comentario:

Nicolas Fazio dijo...


la enfermedad
como el patíbulo
nocturno,
silencioso,
de todas nuestras dudas