19/11/16

solasolasola

todo es soledad
si la buscas
siempre está ahi
a la vuelta de la esquina
siempre le faltan
5 para el peso
no hay manera de ahuyentarla
pero mil de llamarla
porque sabe que la necesitás
así como ella a vos
sabe que no importa cuántas sonrisas te pintes
o cuántos orgasmos tengas
siempre vas a sentirte sola
porque es tu forma de ser
y respirar
y te carcome la cabeza no saber
si eso está bien
o está mal.

21/8/16

otra vez

Y puedo sentir como el agua me llama
las olas rompen contra las rocas
susurrando mi nombre
siempre jugando al borde del abismo
miro hacia el más alla
siento como el dolor me agarra el corazón y lo aprieta con fuerza
no quiero, me resisto al principio
pero ese frío es ya tan familiar
como un viejo recuerdo
que no puedo soltar
me cuestiono si realmente debería escuchar
pero como decirle que no a esa dulce melodía
a esa angustia abrumadora
que me promete de alguna manera contención
me asegura que me va a escuchar
y ya me olvido de todo
de los días de verano
de las tardes bajo del sol
de tu sonrisa
me olvido, porque ¿para qué aferrarse a lo pasajero?
¿para qué tratar de parar a la lluvia?
extiendo los brazos y camino un paso más
y siento como me ahogo
el agua ya inundó mi cerebro
y por fin me olvido de todo
de vos

10/8/16

¿Ves lo que hacés?

Una vez más me perdí en la tentación,
es tan divertido jugar al borde del abismo.
Una vez más preferí seguir a las ganas que pensar
y ahora estoy cayendo.
¿Por qué es tan divertido lastimarse?
¿Por qué es tan sabroso el olor a derrota?
Es difícil no sucumbir a la locura, a la necesidad,
y ahora arrepentida me lamo las heridas una vez más.
Me muero por sentir tu respiración sobre la piel
y por que te pierdas en un precipicio.
No sé si es amor a tu ser
o amor a tu cuerpo.
Por eso mejor decir basta
y ahogarse en la birra y la soledad,
porque tal vez amando tu sexo
termine amandote
y honestamente,
no tengo ganas de morirme.

4/6/16

Soy

Soy la risa más contagiosa que escuche en la calle
La ropa de aquella chica que me cruzé en el tren
La música que escuchan mis amantes
Las palabras que más sentido tuvieron en la boca de otros.
Soy el humor que vi en las películas
La tristeza de esa orquesta que escuché alguna vez
Soy el amor que transmiten mis padres
Y la exigencia que me impusieron mis profesores.
Soy todos
y a la vez nada
piezas de miles de rompecabezas
miles de mentes
soy original y copia barata
soy lo que los otros dejan en mí
porque prefiero guardar un poco de ellos en mi ser
que dejarlos ir
para siempre.

15/5/16

Penélope

El día que naciste el mundo se llenó con tu luz. Tus ojos iluminaban el cielo, tu sonrisa hacia crecer a las flores. Pequeña y encantadora, correteabas y eras libre, el viento te acompañaba cuando girabas.
Tus perspicacia y valentía alimentaba el alma de aquellos que te escuchaban y tu corazón cada día era más grande.
Así tan curioso era tu espíritu que decidiste experimentar cosas nuevas.
Sensaciones y emociones llenaron tu cerebro.
Amaste, lloraste, aprendiste.
Creciste.
Un día estuviste triste y tu entorno comenzó a perder el color. Luchaste por mantener las pesadas pinceladas, pero era desalentador descubrir que cada vez se vaciaba más ese cuadro que creaste cuando eras niña.
Entonces te hiciste amiga del filo y su susurro aterrador. Dejaste de lado a tus otros amigos, a tu familia, a tu verdadero ser.
Te encerraste en aquellas burbuja de hierro oxidado.
No te gustaba estar atrapada; golpeaste, pataleaste, trataste de escapar, pero sin victoria alguna.
Tu corazón se deshacía un poco cada día.
Tu alma pura no pudo soportarlo, no podía verte envejecer así, moría por recuperarte.
Un día te miraste en el espejo, empañado por toda esa sangre y ese dolor, y decidiste que era tiempo de darle un fin a todo.
Y es así como en un efímero momento tus pulmones se llenaron y tus ojos irradiaron belleza por última vez.
Te fuiste, dejaste este mundo, destruida y hermosa como siempre y como nunca.
Cuando miro a la noche estrellada, buscando respuestas, puedo encontrar tu mirada en esa constelación.
Porque tu ser ahora es polvo en el universo, y vos, mi adorada Penélope, sos infinita.