8/1/16

Buenas Noches

Hay días en que la luz se apaga,
las risas se callan
y el fuego se consume.
Días en donde mirás tu sonrisa en fotos
y todo te parece falso, un fachada
para esconder a ese monstruo tan horrendo dentro tuyo.
Lloras externamente,
lloras internamente.
Le preguntás a la vida por qué,
le preguntás a Dios si te ama.
Esos días en los que el cielo es gris y húmedo,
inundado en atmósfera deprimente.
Sin embargo, en todos esos días,
a cierta hora, el cielo se abre
y entonces aparece el atardecer.
Por un momento dejás de llorar,
y te dejás llevar por los colores,
por la suave forma de las nubes,
por ese sentimiento de soledad, de pequeñez.
Te olvidás de todo y te emocionás
al pensar que cómo vas a odiar a este mundo,
cómo vas a cuestionarte si deberías estar acá,
cuando podes disfrutar tanto la despedida del sol.
Entonces sonreís, te lavás la cara y continuás.
Hasta el próximo día triste.