6/4/13

Lluvia

Camino deshojada por las calles,
desnvolviéndome con el viento,
sintiendo el aroma a humedad.
Entonces la oigo venir,
tan pura,
tan transparente,
tan simbólica.
Y dejo que me moje,
que bañe todo recuerdo,
todo sentimiento,
todo dolor.
Dejo que me lleve con ella,
que me marque los pasos,
que me indique por dónde ir.
Me dice cosas al oído,
me cuenta secretos,
que nunca contaré,
me describe mi cuerpo
en un simple soplido.
Y yo, danzando junto a las hojas,
dejo que las preocupaciones,
se queden en el piso,
junto a ellas.

1 comentario:

Nicolas Fazio dijo...

la lluvia
nos permite
permanecer en el centro
de lo eterno
en el pulso de la vida